Semillas que germinan

La etapa formativa de la tercera edición de Puentes de Comunicación produjo resultados maravillosos, entre ellos 51 producciones periodísticas publicadas en diversos medios de comunicación. De los 61 periodistas participantes en el proyecto 20 fueron becados.

Finalizó la fase de formación de Puentes de Comunicación que duró seis semanas y que dejó valiosas enseñanzas y también frutos entre los 61 periodistas que cumplieron con la primera parte del proceso. La Sala de Formación y Redacción sobre la Cobertura de las Migraciones, más grande de América Latina, es un proyecto Efecto Cocuyo, medio venezolano, El Faro, medio salvadoreño y la DW Akademie, el cual es apoyado por el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania.

Durante la fase de formación se organizaron tres tertulias con invitados especiales, especialistas en periodismo, comunicación y derechos humanos, de diversos países de América y Europa. Todos aportaron conocimientos, brindaron consejos, y transmitieron sus experiencias profesionales que sin duda alimentaron las ganas, enriquecieron la visión, y guiaron la vocación de los participantes.

El colofón de esta etapa del proceso estuvo relacionada con la producción editorial de historias sobre el cubrimiento del fenómeno de migraciones en América Latina. En total, se produjeron 51 piezas periodísticas, 48 de ellas publicadas en medios de comunicación de tirada masiva, comunitarios, independientes y alternativos.

Fueron 33 mujeres y 18 hombres que se lanzaron a estudiar y compartir, a explorar, reportear y producir reportajes en formatos televisivos, radiales y escritos de gran calidad. Todos ellos abordan 16 temáticas diferentes, como niñez migrante, violencia, discriminación y desaparición, migración,  economía y reclutamiento.

Los países con mayor producción fueron Colombia (10), México (9), Venezuela (6), Ecuador (4), Perú (4), Guatemala (3) y Costa Rica (3). De los 51 participantes, el promedio de edad fue de 35 años. El más joven tuvo 23 años, y el más longevo, 67.

La mayoría de trabajos han girado en torno a la temática de la Sala de formación y redacción que en su tercera edición propuso informar sobre la realidad de las migraciones para las mujeres, niñas y niños y diversidades. 

Constanza Bruno Solera, periodista colombiana fue una de ellas. “Puentes de Comunicación me enseñó que una persona no es la misma antes y después de cruzar un puente. Con esta investigación aprendí que un periodista no vuelve a ser el mismo después de entrevistar un niñas y niños migrante”, dice esta mujer, quien escribió para el periódico El Espectador, Un “paseo” por la trocha: el relato de una niña que migró de Venezuela a Colombia.

Jorge Javier Basilago, periodista argentino, completó el proceso. Para él, la experiencia de Puentes de Comunicación lo acercó a la posibilidad de mirar y tratar de entender la migración desde perspectivas tan diversas que muchas veces se pierden de vista. “Siento que ese ejercicio de poner el foco donde pocas personas se detienen a mirar, es vital, pero por distintas razones el periodismo no siempre se hace espacio para tenerlo presente”, dice este hombre radicado en Ecuador.

Si quieres ver los trabajos publicados click aquí

La próxima parada de Puentes de Comunicación es el trabajo que desarrollarán los 20 becados, quienes obtienen un estímulo económico y la posibilidad de continuar en este recorrido para profundizar los conocimientos y la colaboración en Latam.